El miedo al pezón

gabi-shaves-herself-1982-ja

La censura, el puritanismo y la misoginia me repatean el hígado. Por separado o combinados, y así, con el lote completo me topé esta semana pasada en @Instagram.

Yolandamelie

Yolandamelie en Instagram

La fotografía que encabeza este post le fue censurada a mi muy admirada y estimada @Yolandamelie, lo cual (lógicamente) la cabreó muchísimo y provocó su respuesta en la siguiente fotografía que subió, del mismo autor que la primera, Jan Saudek, donde se explayó a gusto con comentarios que suscribo al ciento por ciento y a los que puedes tener acceso si pulsas en la ilustración que sigue inmediatamente a este párrafo 😉

otrafoto

Yo subí la misma foto de Gabi afeitándose, recuerda, la que abre este post, y también me la censuraron, lo que me lleva a pensar que o tienen a naves enteras repletas de informáticos visualizando los millones de fotos que se suben por minutos a instagram o, más probablemente, lo que pasa es que ya nos habían “fichado”, sin duda por alguna denuncia de algún ser reprimido y mojigato y nos escaneaban de cerca.

Subí, ya puesto y expectante ante el resultado, la Maja desnuda de Goya. Pero aquí ya les debieron saltar las alarmas de que les estaba buscando a propósito y toleraron la imagen, y ahí sigue en mi perfil de Instagram (con el restrictivo formato cuadrado, qué se le va a hacer).

Maja_desnuda

La moral protestante anglosajona, mucho más puritana que la católica aunque cueste creerlo, da lugar a situaciones ridículas de este tipo que, lamentablemente, demuestran una estrechez mental y un malestar con lo femenino, entre el rechazo, el menosprecio y el temor, que nos hacen suspirar por espacios mentales más abiertos y sociedades más libres y sin tantos tabúes.

Tristísimo que, todavía, las represiones patológicas de algunos condicionen la forma de vivir y de expresarse del resto del género humano.

@JoseRaigal