Rosa Díez, más sola que la una

Tuit

A Rosa Díez lo único que le importa es Rosa Díez, por eso la política de tierra quemada con la que está reduciendo a escombros UPyD no es un error, como piensan algunos. Ella quiere una UPyD que sea de su absoluta propiedad, y si para ello en vez de su cortijo tiene que ser su chabola, lo prefiere, pero que sea suyo.

Estas patologías egocéntricas son, lamentablemente, comunes a muchas lideresas y líderes. Es el paroxismo patológico del interés egoísta para beneficiarse de la actividad pública. No es que pongan su labor como representantes al servicio de sus intereses, es que llegan a confundir su persona con la organización que representan, entendiendo que esta última no puede ni debe sobrevivirles.

Tamaña aberración está llevando a esta lideresa, rubia de bote que lleva décadas dedicada a la política, a exterminar por oleadas a quienes anteayer eran sus colaboradores más leales. Equipos enteros van siendo expulsados o forzados a irse tras el acoso paranoico de quien cree a pies juntillas, en el más acrisolado estilo absolutista, que su organización y ella son el mismo ente (1).

Pero esta señora, en lugar de deshacer equipos enteros, que o bien son pasados por las armas o bien se autoexilian nutriendo las filas de su competencia, ¿por qué narices no se jubila? (2)

Siempre he respetado a quienes, tras toda una vida dedicada al trabajo y, en ocasiones, a ayudar y colaborar con los demás, llega un momento en que tienen un merecido descanso, desean ejercerlo y después de haber tenido una actividad responsable entienden que llega el momento de dejar pasar a otra gente. Al contrario, no es muy grata la valoración que hago de quienes suponen un tapón que obstruye el inevitable relevo generacional y mental, anquilosando su entorno y su organización, como es el caso de la individua de referencia.

 

ROSADIEZTUIT

Su arrogancia desmedida, más allá de toda lógica, su “sostenella y no enmendalla” caiga quien caiga, a costa de lo que sea y que luego salga el sol por Antequera, conduce inexorablemente a que su organización vaya menguando a ritmos cada vez más acelerados, pues ni la gente de su equipo ni a quienes dicen representar gustan los modales dictatoriales y cerriles de esta lideresa en el ocaso de su carrera.

Próxima su cita con las urnas dentro de unos meses, más de una y de uno le retirarán su apoyo a la ruina que presente a las elecciones, pues el talante antidemocrático y prepotente del “ande yo caliente, ríase la gente” no suele atraer muchos votos ya que, cuando la lideresa está perpetrando este suicidio político, demuestra su poco aprecio por los demás. ¿Y por qué los demás deberían apreciarla entonces a ella?

@JoseRaigal

 

(1) L’État, c’est moi (El estado soy yo) Frase atribuida a Luis XIV como paradigma de absolutismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s