Soy lesbiana

soylesbiana

El respeto a la diversidad sexual sigue siendo la asignatura pendiente en nuestra sociedad e, incluso, en los movimientos progresistas que dicen defender y tolerar todo lo habido y por haber. Evidentemente, en este caso, lo políticamente correcto se impone y las declaraciones no se salen un milímetro del discurso oficial, exigido y exigible. Pero luego llega la dura prueba diaria del algodón, cuando estamos viviendo y no actuando, y el desprecio a lo homosexual deja ver la patita por debajo de las caretas.

Escribo esto, para variar, la noche del domingo previa a su publicación el lunes y hoy me he encontrado en twitter con varias convocatorias y temas que no conocía, uno de ellos, el que ha dado lugar a este post, el día de la Visibilidad Lésbica. La acogida del tuit que he publicado, y de los que he retuiteado, ha sido buena, no de las más espectaculares, pero sí amplia.

Lo que me ha dado que pensar ha sido un comentario de apoyo como respuesta a mi tuit. Una compañera ha empezado su respuesta con un “yo no soy,(…)” sintiéndose en la obligación de dejar claro al empezar que ella, faltaría más, no es lesbiana. Y después ha hecho una defensa clara y nítida del derecho de las lesbianas a expresarse y hacerse visibles como tales.

Visibilidad Lésbica

Ese “yo no soy” no es la primera vez que lo escucho. Es más, tampoco será la primera vez que cuando en una conversación entre nuestra gente, gente roja, progresista y concienciada, cuando ha surgido el tema y yo he defendido la diversidad sexual sin introducir la aclaración “yo no soy, pero les apoyo” enseguida se ha procedido al comentario jocoso, sarcástico y burlón que se preguntaba por mi orientación sexual. Y como a mí, a cualquiera que no hiciera profesión de fe de heterosexualidad a lo largo del debate.

Más veces de las que lo desearía he escuchado a rojos de pelo en pecho comentarios burlones y despectivos hacia camaradas homosexuales, fueran mujeres u hombres. Incluso me han sorprendido feministas con pedigrí hacer las mismas “bromas” cuando se hablaba de la masculinidad de algunos compis “con pluma”, según decían ellas.

Entre la caverna reaccionaria machista, o incluso entre sectores sociales con menor concienciación social, uno da por supuesto este menosprecio a la homosexualidad. Pero es francamente deplorable, por partida doble, entre quienes defienden posturas transformadoras de la realidad, tienen una auténtica conciencia de clase y defienden posturas emancipadoras… y se les va la risilla cuando sale en una conversación si fulanito o menganita tienen como pareja a un mozo o una moza, y enseguida surge el comentario más o menos grosero, más o menos irónico, que suscita la hilaridad general.

Mucho vamos a tener que pelear, no sólo hoy, día de la Visibilidad Lésbica, sino cada día, en cada momento, para que las cosas cambien en este terreno. Y la lucha va a ser más difícil porque se trata de luchar contra sentimientos enraizados casi en la memoria genética de siglos y siglos de homofobia social.

Las leyes, como la del matrimonio igualitario de uno de los últimos gobiernos socialistas, o como todas las que prohíben la discriminación por orientación sexual, hacen mucho. Pero pararnos a pensar cada cual en su interior, y enfrentarnos a la necesidad de cambiar tabúes y prejuicios es algo imprescindible. Y eso no nos lo trae ninguna mayoría parlamentaria.

@JoseRaigal

Anuncios

2 pensamientos en “Soy lesbiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s