y ahora ¿qué?

y ahora, ¿qué?

Pues ahora se impone apostar por la unidad. Hablo de nuestra gente, de la izquierda, de que actuemos como es debido en la política de alianzas para desalojar al nefasto PP del poder y empezar con el saneamiento brutal de las instituciones y de la sociedad.

Porque lo realmente importante es barrer al PP. Desalojar forúnculos enquistados que hasta ahora teníamos en los Ayuntamientos y en los Gobiernos autónomos, contaminando con el pus de la corruPPción nuestra Democracia., A pesar de todas las memeces que los supuestamente “antisistema” soltaban contra lo que llaman “el régimen del 78”, ha quedado muy claro en este proceso electoral que nuestro sistema democrático lo es realmente, y ha posibilitado que la voluntad de cambio se haya concretado en una profunda reforma del mapa electoral español.

¿Todo perfecto? Para nada. Hay muchos aspectos que necesitan ser reformados, pero sin descalificar en su totalidad un sistema que se ha vuelto a mostrar como válido para ejercer la voluntad popular y ofrecer a la ciudadanía un marco de libertades evidente, aunque, repito, mejorable.

Ahora toca tejer los pactos que permitan enviar al PP al basurero de la historia, preparar las elecciones generales para darle la puntilla definitiva y después empezar la recuperación de todo lo que nos han arrebatado en este oscuro periodo (lo primero, derogar la Reforma Laboral).

A expensas de un detalle más pormenorizado, el PSOE se consolida como primera fuerza de izquierdas. La apuesta por Gabilondo, que fue avalada por los votos de la militancia socialista, confirma la operación de saneamiento que comenzó Pedro Sánchez en Madrid. Ahora toca trabajar para rectificar los errores cometidos, por ejemplo en la campaña al Ayuntamiento de Madrid, y afrontar con mejores perspectivas las próximas elecciones generales.

Una cosa está clara. En las elecciones de este domingo se han producido los suficientes cambios y ha habido las suficientes sorpresas como para desarrollar un análisis en profundidad. Un análisis de aciertos y errores, de fortalezas y debilidades, que permita sanear y actualizar nuestras organizaciones de cara al futuro. Es nuestra obligación y nuestra responsabilidad.

España gira a la izquierda, pero no todo está hecho.

@JoseRaigal

 

 

 

Anuncios