Programa, programa, programa…

programa

2015 ha sido uno de los más largos y densos años electorales de nuestra historia. Desde 2014 estamos asistiendo a una ceremonia de la confusión que está agotando a todas las formaciones políticas, encuesta tras encuesta, en tensiómetro de la opinión pública está saturando de emociones y suspiros a toda la ciudadanía, a la militancia de los partidos, al colectivo de ciberactivistas y a los dirigentes de todo color y condición.

El desgaste del tiempo y la falta de programa han dinamitado las aspiraciones políticas de mesías que se veían en el Olimpo de la Moncloa sin haberse casi tenido que esforzar. Las operaciones de imagen lanzadas por los aparatos de los partidos o los lobbies mediáticos arrastran subidas y bajadas en la imagen y la valoración de líderes y de partidos. Ha habido quienes sin propuestas definidas, o peor aún, quienes hacían propuestas y las mudaban varias veces a lo largo de los meses y la oportunidad política, se han embarcado en campañas sin argumentos para intentar desprestigiar a sus rivales.

Pero lo que nos queda al final antes de acudir a las urnas es enfrentarnos a los programas reales y ocultos de los partidos, porque los últimos cuatro años hemos sido gobernados por quienes mintieron descaradamente para conseguir el poder y, después, envueltos en el mayor fraude electoral de incumplimiento de programa que se recuerda, hicieron retroceder a España desmantelando derechos y libertades como nunca en nuestra historia.

En poco menos de un mes tendremos una única y exclusiva oportunidad de corregir este retroceso histórico, y para ello deberemos meditar realmente en la utilidad de nuestro voto, en las posibilidades reales de poner freno a la derecha antigua o a la disfrazada de moderna.

Llega el momento de dejarnos de consignas, de mantras y de tópicos y de analizar que programas de gobierno son los que queremos que se ejecuten los próximos cuatro años. Llega el momento de contener las vísceras y poner en funcionamiento el cerebro.

Llega el momento de que calle el odio y se escuche la razón y la conciencia de clase.

@JoseRaigal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s