Éxitos y desafios

somos8

La absolución de nuestros compañeros (los 8) de Airbus ha sido una excelente noticia que nos ha llenado de alegría e ilusión así, de golpe, en unos tiempos nada fáciles en que nada suele sorprendernos gratamente. Un exitazo esta absolución, mérito de toda la gente (muchísima) que hemos luchado, y seguimos haciéndolo, para defender que la Huelga NO es delito.

absueltos

El ejemplo de los 8 de Airbus me hace reflexionar sobre el movimiento obrero, sobre sus orígenes, su historia, el nacimiento del socialismo y todo lo que ha supuesto la lucha de clases durante todo el siglo XX y lo que llevamos del XXI (y lo que nos queda).

Siempre presente que, a pesar de las modas, de los esnobismos, de los nuevos palabros acuñados al calor de las modas, el conflicto existente entre el trabajo y el capital es lo que anima la vida política y social de hoy en día. Es este conflicto el que late en el intento de conseguir un gobierno progresista que borre el oscuro retroceso que ha supuesto esta legislatura de la derecha más rancia.

Lamentablemente, al igual que en otros momentos históricos hemos padecido, dentro de las fuerzas progresistas caudillismos mesiánicos, anclados y oxidados en el “cuanto peor, mejor”, torpedean la búsqueda de la unidad marcando líneas rojas y vetos destinados a dividir y restar. Es tal la virulencia con qué se oponen a construir alternativas para avanzar, es tal la egolatría de quien exige una Vicepresidencia todopoderosa antes de haber planteado una sola reclamación social, que desconfió profundamente de su lealtad en el caso de alcanzarse un acuerdo.

La actuación megalómana de Pablo Iglesias desde las elecciones pasadas va desmontando a cada minuto mi inicial apuesta por un pacto con Podemos como socio necesario para construir el Gobierno progresista que tanta falta le hace ahora a nuestra clase trabajadora y España como nación.

Como socialista de base seré consultado el próximo sábado y, desde luego, a expensas de lo que suceda esta semana, mi primera opción no será la de confiar en Pablo Iglesias para sacar un programa social adelante. Básicamente, porque no creo que sea el interés que tiene él, sino que predominan en su ánimo sus intereses partidistas y, sobre todo, sus delirios de grandeza.

Habrá que explorar cualquier otra opción que impida cuatro años más de Partido Popular, que es a lo que nos abocan nuevas elecciones, algo en lo que coinciden Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. Uno sueña con volver a gobernar y el otro, equivocadamente, piensa que sería el líder de la oposición con lo cual se da por satisfecho.

Están en juego cosas muchísimo más importantes como para hipotecar una acción de gobierno por los caprichos de Pablete, o como para permitir nuevas elecciones que le dieran una nueva oportunidad a la derecha.

@JoseRaigal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s