Catolicismo ROJO

Dolores Ibarruri, La Pasionaria, con el padre Llanos, sacerdote jesuita, miembro del Partido Comunista y de Comisiones Obreras

Dolores Ibarruri, La Pasionaria, con el padre Llanos, sacerdote jesuita, miembro del Partido Comunista y de Comisiones Obreras

He de reconocer que en mi juventud, en ese exceso de radicalismo hormonal que nos brota más veces de las deseables, compartí el sectarismo antirreligioso que profesa un considerable porcentaje de izquierdistas. Permíteme que en esta Semana Santa el post rompa una lanza a favor de la tolerancia religiosa sin necesidad de compartir la fe con nadie ya que me declaro agnóstico (1).

La fe religiosa es una cuestión puramente individual, y el caer en el sectarismo (nunca mejor dicho) dogmático de exigir el ateísmo como seña de identidad sine qua non para poder llevar a cabo una militancia progresista es, cuanto menos, infantil e intolerante. En la práctica lleva a restar, y no a sumar (2).

No puedo caer en el papanatismo anticatólico cuando su fe ha contribuido a que millones de mujeres y hombres, en lo político y social, hayan militado activamente con un compromiso social que en nada se ha visto mermado por las corrientes reaccionarias de turno de la alta jerarquía eclesial. El ejemplo nauseabundo y oscurantista de la Conferencia Episcopal no me hace perder de vista a la Teología de la Liberación o a los movimientos de curas obreros. Los estrechos de mente que, en una dogmática interpretación del laicismo, condenan por igual a toda la iglesia católica deberían recordar a Francisco García Salve, Paco el cura, sacerdote jesuita español, miembro destacado del Partido Comunista de España y sindicalista dirigente de Comisiones Obreras. Otro de los muchos jesuitas españoles comunista y sindicalista de Comisiones fue el Padre Llanos, vertebrador del vallecano barrio obrero del Pozo del Tío Raimundo.

Los jesuitas, en España, en Lationamérica y en el resto del mundo, son una destacada representación (aunque no la única) del movimiento social progresista de la Iglesia Católica. Seis jesuitas y dos mujeres fueron asesinados en El Salvador en 1989 por los paramilitares de ultraderecha, que también asesinaron al arzobispo Monseñor Romero, por su defensa de los derechos humanos.

Otras figuras más conocidas de la Teología de la  Liberación son, por ejemplo, el nicaragüense Ernesto Cardenal, o Hélder Câmara, obispo brasileño, fue una de las más destacadas figuras de la Teología de la liberación, suya es la frase: “Cuando doy comida a los pobres, me llaman santo. Cuando pregunto por qué son pobres, me llaman comunista”.

En España, hoy en día, la Hermandad Obrera de Acción Católica desarrolla su compromiso social y militante en colaboración con el movimiento progresista y sindical.

Y no puede faltar en este post una mención especial  al único movimiento contemporáneo de liberación nacional y de clase que se ha dado en Europa Occidental. El movimiento republicano irlandés ha sido dinamizado por la fe católica, aglutinando la resistencia en Irlanda del Norte frente a la ocupación británica.

No quiero hacer un listado excesivamente largo y exhaustivo, pero basten estas menciones para reconocer que la fe religiosa mueve a que millones de personas en todo el mundo, desde dentro de la Iglesia Católica, trabajen activamente en defensa del movimiento obrero y de los derechos humanos, contra la pobreza, defendiendo la solidaridad mucho más allá de la caridad. Son injustas además de necias e indocumentadas, las críticas y descalificaciones genéricas a los católicos por el único motivo de serlo.

Todo mi respeto, mi apoyo y mi camaradería para esa comunidad católica a la que su fe le ha hecho elegir el mismo lado de la barricada que he elegido yo.

@JoseRaigal

 

(1) Agnóstico:  que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia.

(2) En estos días, vivimos momentos en que parte de las fuerzas que supuestamente se llaman progresistas y, ahora, de izquierdas (cuando hasta hace nada renegaban de los términos derecha e izquierda) actúan de forma sectaria, buscando más las diferencias con otras fuerzas que lo que les une, y provocando la cerrazón por encima del diálogo. El fanatismo antirreligioso tiene muchas características en común con estos otros fanáticos.

Anuncios

4 pensamientos en “Catolicismo ROJO

  1. Un acertado post como signo de los tiempos. Hay quien celebra las vacaciones de primavera como freno de una semana gris, repleta de tradiciones llenas de folclore vacías de sentido. Para otras personas una semana de reencuentro con la realidad: tozuda, egoísta, mezquina… Pero también generosa, compasiva… Y con la luna nueva que marca el inicio de un tiempo nuevo. Lleno de esperanza y cargado de dignidad para toda persona. ¡Feliz semana!

  2. Que no se te olvide el Padre Gamo, Mariano. Impartía la misa como una asamblea donde había conclusiones pero de una manera críptica porque sabía que le tenían vigilado. Fue un cura obrero, estuvo en la cárcel y fue diputado regional por IU. Me quedo con su frase : “Hay que discutir, no se entiende una sociedad callada ante los problemas que se comporta como si estuviera muerta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s