Pasar el muerto

pasarelmuerto

Me quema la sangre la falta de madurez que la mayoría de los políticos están demostrando, prácticamente sin excepciones, ante el enrevesado momento en que nos encontramos. La negativa a tomar decisiones en un cobarde intento de pasar el muerto a otros es tan miserable que resultaría vomitiva si no fuera porque, al fin y al cabo, es el signo de los tiempos que nos toca vivir.

Escurrir el bulto es el deporte nacional en todos los ámbitos, privados, domésticos y organizativos, no asumir responsabilidades ni ejecutar acciones que nos puedan traer consecuencias negativas. No se arriesga, se aspira a vivir de los errores del contrario y la reticencia a calzarse los guantes para saltar al ring lleva a la parálisis cotidiana.

Aún así, no debe servir de excusa para la clase política esta generalización del espíritu conservador e inmovilista que sumerge a nuestra sociedad en el lodo de la decadencia. Si las organizaciones políticas pretenden dinamizar, dirigir y representar a la sociedad no pueden permitirse eludir el emprender iniciativas que conlleven un cierto riesgo, inevitables si se busca ejercer un liderazgo, lástima que andemos con tanta sequía de líderes y lideresas.

Los presuntos dirigentes políticos que pululan en nuestros telediarios esperan continuamente echarles la culpa a otros, buscan medrar a costa del error de sus rivales, se enrocan en la crítica permanente sin construir alternativas. Permanecen refugiados en un postureo mediático como Pablo Iglesias, en declive tras el fracaso de su operación de sorpasso, intentan aparentar firmeza enrocándose en callejones sin salida, como Pedro Sánchez, incapaz de asumir con valentía el pasar a la oposición o, como Rajoy, simplemente permanecen quietos, esperando que pase el tiempo, confiado en que una repetición electoral le servirá definitivamente un gobierno en bandeja, casi sin oposición. A Rivera hay que reconocerle la falta absoluta de prejuicios, excepción hecha del veto recíproco que mantiene con Podemos, pero da una sospechosa imagen de peligrosa y mercenaria indefinición.

Como afiliado al Partido Socialista, me duele y decepciona especialmente la actuación de Pedro Sánchez y de buena parte de la militancia socialista, y me revuelve especialmente la excusa tantas veces repetida en todos los foros de que si las terceras elecciones refuerzan al PP a quien habrá que exigir cuentas será al electorado.

Un poquito de dignidad y responsabilidad. No basta con echar la culpa al empedrado y pasar el muerto a otros. Quien algo quiere, algo tendrá que hacer para conseguirlo, sin preocuparse de lo que le digan en twitter o de las campañas en su contra. Flexibilidad y coraje son imprescindibles para parar ya de una vez la continúa cuesta abajo de desmovilización y desnorte de la izquierda en España.

@JoseRaigal

Anuncios

3 pensamientos en “Pasar el muerto

  1. Los políticos,esa clase que se define como al servicio del país,
    La sociedad.cansada e inmóvil
    Reflejos unos de otros ?
    Todo vale por un sillón ?el poder por el poder?
    La falta de honestidad
    El problema de querer sólo el propio beneficio pero aparentar tener otro interés más profundo y hacer creer que no se actúa por ese interés individual ,el problema de la falta de honestidad ,no es si es bueno o malo ,es según afecte a los que nos acompañen,el problema está en aparentar una cosa cuando se busca otra ,la falta de honestidad con los demás (con uno mismo es otro tema ),en la ética ,o falta de ella (no distorsionar el significado de esta palabra ),en los principios ,el problema aparece cuando se estafa a las personas ,cuando todo vale para conseguir lo que se quiere en cada momento .
    Ese es el problema de unos cuantos con otros cuantos ,el resto parecemos cansados pero inmovilizados ,como viendo una película y esperando que final idearon los guionistas ,olvidando que los guionistas somos nosotros.

    • Tienes más razón que una santa, María. El decepcionante papel que está jugando la clase política en general no puede por menos que reafirmar tus palabras.

      Gracias por tu comentario 😉

  2. Pingback: Lo que de verdad importa | Una vez dicho esto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s