El ocaso de Podemos

ocaso-01

Este próximo finde llega Vistalegre II enfangados los podemitas en luchas fratricidas por el poder más propias de la decadente Roma imperial que de los adalides de la “nueva” política.

Mirando a los ojos a Pablo Manuel y a Iñigo se puede llegar a pensar que las diferencias de criterio, más allá de la ideología, están dictadas por el carácter e incluso las patologías de cada cual.

Pablo Manuel, especialmente, en sus ademanes, en sus gestos, en esa bilis que entre grito y grito se le escurre por la comisura de los labios, está demostrando un afán enfermizo por el poder omnímodo y unipersonal que le lleva a enfrentarse con todo aquel que osa llevarle (¡a él! ¡a Pablo Manuel!) llevarle la contraria, y en esta paranoia de eliminar a la disidencia ha llegado a la riña navajera con su otrora fiel escudero Iñigo.

A través de la mirada de niño bueno de Iñigo, de esas gafas de empolloncete que se atreve a llevarle la contraria a su profe y a desafiar la autoridad de su tiránico maestro, otrora respetado y admirado mentor, se filtran a través de los cristales análisis más académicos, más fríos y desapasionados, capaces de evaluar [haciendo funcionar más la materia gris que las entrañas] la necesidad de pactos y alianzas con el resto de la izquierda, incluyendo en la izquierda (¡cielos! ¡herejía!) incluso a la socialdemocracia española.

Mala cosa este cainita enfrentamiento a garrotazos entre el ansia ilimitada de poder ilimitado de Pablo Manuel y los análisis más fríos y eficientes de Iñigo. Mala cosa para Podemos que ha subido como la espuma manejando emociones, miedos, sonrisas, pasiones… y ahora la emoción que genera entre sus cuadros políticos y sus militantes es la desconfianza, el odio, el pesimismo y la desilusión.

Quienes se consideraban elegidos y diferentes se están revelando como más de lo mismo. Han reproducido, corregidos y aumentados, los vicios de la casta y sus intrigas internas por el poder. Si no querías sopa, ellos te servirán dos tazas del más inmundo caldo que se pueda fermentar en la putrefacción de la miserable condición de los aprendices de tiranos.

Tuvieron que manipular las imágenes de Vistalegre I para intentar inútilmente ocultar el fracaso de asistencia y participación que tuvieron, veamos como intentan manipular las imágenes y los contenidos de Vistalegre II para ocultar las cuchilladas traperas, las purgas y las represalias que muy probablemente empezarán a tomarse allí con los vencidos.

@JoseRaigal

Nota final: He escrito este post utilizando exclusivamente el género masculino porque, cromos y pegatinas al margen, Podemos sigue siendo una organización eminentemente machista, dirigida por hombres, enfocada por hombres, y en la que se mira con desprecio a quienes pretenden reforzar la presencia y la promoción de las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s