República (evidentemente)

wp-1487533334091.jpg

Que poco dice a favor del clima político el que la Monarquía en España se cuestione básicamente por el grado de desfachatez y codicia del condenado cuñado (en la época de autos yerno) de su Majestad.

Desde que he tenido (o debiera) uso de razón jamás me ha entrado en la cabeza el porqué de la Monarquía en general y en España en particular. Siempre he buscado la lógica de las cosas y nada hay más irracional que en pleno siglo XXI continuar teniendo monarquías hereditarias. Al parecer es aborreciblemente inevitable el presidencialismo en las instituciones y colectivos humanos, pero que se sustente en linajes familiares es básicamente esperpéntico y pueril, además de antidemocrático.

Los Borbones en España, no obstante, pueden dormir tranquilos sin pesadillas de guillotinas tricolores. Parece que, a fin de cuentas, si guardan la debida compostura con el cuidado necesario de no caer en corruptelas tan descaradas como ha perpetrado el ciudadano Urdangarin, nadie les cuestiona. Y es que, ya lo hemos escrito en anteriores ocasiones, la inercia sigue siendo la fuerza motora que hace pervivir tantísimas miserias humanas (la monarquía es una de ellas) más allá de su obsolescencia o deficiente gestión.

El amateurismo republicano juega también a favor también de que el ciudadano (1) Felipe VI continúe siendo el único español con un puesto de trabajo vitalicio a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, con el que de paso mantiene a su familia.

Y es que se echa de menos en España una crítica política seria en favor de la República. Carecemos de dirigentes con peso político y eco público que se opongan a la Monarquía y, lamentablemente, el discurso republicano parece anclado en el eslogan tuitero y en la estética tricolor, más propia de tribus urbanas que de un movimiento proRepública con base social y representatividad auténtica.

Cierto es que las prioridades cotidianas de la clase trabajadora y la ciudadanía española se refieren más a cómo vender su fuerza de trabajo de tal forma que se pueda construir un proyecto de futuro, o en caso contrario de como los niveles de protección social que les brinde el Estado permitan, al menos, vivir de una forma digna. Y estas inquietudes relegan la suerte de la familia real al rincón de los cotilleos o los medios del Corazón.

Lo triste es que haya activistas que confiaban como tabla de salvación republicana en el descrédito que el caso Noos supusiera a la Monarquía. Mal vamos si eran los únicos mimbres con que contaban para pretender sacudir las testas coronadas.

@JoseRaigal

(1) ¿Es el Rey también un ciudadano? ¿en España existen los súbditos?

Anuncios

2 pensamientos en “República (evidentemente)

  1. Un artículo conciso,claro ,justo y muy acertado ,sin entrar a discutir el fondo (que sería muy largo )creo que lo has expuesto de forma perfecta y refleja el pensamiento de muchas personas ,aunque algunas no quieran reconocerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s