Pedro, Pablo y algún que otro caballo de Troya

El gran adalid del pensamiento único, Pablo Manuel Iglesias, ofrece generoso constantes balones de oxígeno al Partido Popular, mientras concentra su artillería en dinamitar (preferentemente desde dentro) a los partidos de izquierda.

Con Izquierda Unida no le costó demasiado, contó para ello, entre otros, con el inestimable apoyo de Tania Sánchez, posteriormente repudiada (Pablo Manuel no paga a traidores). Con el PSOE, por el contrario, ha pinchado en hueso. El Partido Socialista, con todos sus errores a cuestas, con todas sus crisis y sus batallas internas, está demostrando que tiene una base social y una solidez como organización que van dando al traste con los intentos de liquidarlo.

Está próxima la comparecencia de Rajoy en el Parlamento para rendir cuentas sobre la corruPPción, se acercan las primarias socialistas para elegir a la persona que ocupará la Secretaría General, y allá que va Pablo Manuel, apartando los incómodos focos que desnudaban al corrupto Rajoy y procurando distorsionar el proceso de primarias socialistas.

La moción de censura que Pablo Manuel se sacó de la chistera nace muerta, él lo sabe, tú lo sabes, todo el mundo lo sabe, pero los medios de comunicación que tanto protegen al PP y que tanta cancha dan a Podemos tuvieron su baza para desviar la atención pública de lo que de verdad importa.

Y en todo este maremagnum de confusión y manipulación, un totalmente decepcionante e inmaduro Pedro Sánchez coquetea con la estrategia podemita, con los mismos que cuando sí se podía alcanzar un gobierno de progreso votaron NO a que Pedro fuese Presidente del Gobierno de España. Pablo Manuel y Rajoy votaron mano a mano contra la investidura de Pedro Sánchez, no lo olvides. Lo que no son cuentas son cuentos.

Pese a ello, un Pedro Sánchez errático y más engatusado por el ruido de las redes sociales que por análisis políticos serios se presta a ser el caballo de Troya de Pablo Manuel dentro del socialismo. Pedro Sánchez se ha convertido en la jugada más importante para hacer descarrilar al PSOE y que Podemos consiga su anhelado sorpasso, el único objetivo que pretende. Pedro Sánchez tiene la máxima responsabilidad de haber llevado al Partido Socialista a una división y un enfrentamiento interno desconocidos hasta ahora.

Por ello, la indiscutible mayoría de Susana Díaz en la recogida de avales significa una victoria para la clase trabajadora y para la democracia en España. Porque una victoria de Pedro Sánchez allanaría el camino para la estrategia de Pablo Manuel que se conforma, triste y miserable, con ser la eterna cabeza de la oposición frente a una derecha que entonces, no lo dudes, gobernaría durante décadas más cohesionada y sin oposición creíble.

Ahora en las primarias socialistas, toca votar a Susana Díaz. Frente al entreguismo de Pedro Sánchez, frente al intrusismo de Podemos. Para reconstruir un Partido Socialista que sea una alternativa real al gobierno de la derecha, yo con Susana.

@JoseRaigal

Anuncios