El Barça es grande gracias a España

De lo cual me alegro un montón, dado que una de mis hermanas es culé 100 x100 y a que por mis entrañables vínculos con Albacete me mola cómo se lo monta Iniesta.

Ahora en serio, no, no soy futbolero, pero hoy llevo una considerable cantidad de fármacos en el cuerpo que pretenden doblegar a mi catarro y a mi lumbalgia, y además he tenido un día frenético de idas y venidas para decidir el resto de mi vida, con lo cual ando un poco espídico atocinado y mis neuronas patinan pelín más de lo habitual. Así que me ha dado por hacer una comparativa futbolera, hasta los mismísimos como estoy de esa feria de los horrores que está liando parda para el #1O. Ya se sabe que el Barça es más que un club y su identidad catalana es reconocida por propios y extraños.

Pues bien ¿te imaginas un Barça compitiendo en una liga cuyos máximos rivales fuesen el Tarrasa FC o el Club Balompédico del Penedés? (es un decir, no tengo ni idea siquiera de si existen). La imagen os resultará sin duda claustrofóbica, propia del provincialismo carpetovetónico y estrecho de la Catalunya más profunda, tan alejada del cosmopolitismo europeo barcelonés.

Si el Barça se ha hecho grande ha sido por tener competencia de su talla, por estar en un marco global que le facilitó a Iniesta llegar desde su Albacete manchego y a otros muchos desde otras provincias españolas. Un marco grande deja crecer, un marco global reclama dimensiones gigantescas.

Y no me valen las trampas al solitario de querer ser independientes y proponer extrañas artimañas para que el Barça continúe en una Liga que le ha enriquecido enriqueciéndose ella mutuamente, y que ahora resulta que es tildada de extranjera.

Esto aplicadlo a ese territorio español llamado Catalunya, que si se ha hecho grande y ha madurado como lo ha hecho ha sido gracias a estar en España, a que fluyera la mano de obra andaluza y extremeña a trabajar para la burguesía catalana. Catalunya no se encerró como tortugas dentro de su caparazón, sino que se abrió y creció. Ahora pretenden darle la vuelta al reloj de la historia, y lo que antes era sinónimo de cosmopolitismo y europeismo ahora se enroca en torno a su propio ombligo en una miopía chovinista propia de Le Pen.

Y ya está, que me toca una nueva dosis de fármacos y meter pal cuerpo algo de comida para abrigarlos. En lo que yo me chuto y ceno te dejo ahí abajo cuatro de los artículos que estos días han corrido por internet y que se oponen a la provocación separatista cargados de razones, y con mucho mejor estilo y argumento que mis posts (todo hay que decirlo).

A ver qué hacemos el lunes dos de octubre. Miedo me da.

Bona nit.

@JoseRaigal

 

NO TE PIERDAS ESTOS ENLACES

“Democracia y Nación” de José Álvarez Junco

“Panfletos y soflamas del nacionalcatalanismo” de

“¿De qué van los “Comuns”?” de

“Las banderas de mi casa” de @FJavierLopezM

Anuncios