Baby boom y pensiones, con la Gürtel de fondo

“No se puede tener a la suegra borracha y la cuba llena”, decía con ese aplastante sentido común que le caracterizaba mi buen amigo y camarada César Sanz, por encima de los consignazos simplones y la demagogia barata.

Es cierto que mantener el sistema publico de pensiones cuesta una pasta. Siempre. Y más aún si nos asomamos al borde de la muy noble jubilación la generación, amplia y numerosa, del Baby boom, cuando allá por los años 60 y 70 nos reprodujimos como conejos y encima la gente empezó a durar bastante más que antes, y recordemos que las pensiones de jubilación son vitalicias 😉

Todos los sistemas de organización y gestión que crea el ser humano son imperfectos. Quizá en un momento determinado no, pero el tiempo no solo pone las cosas en su lugar sino que también lo vuelve a absolutamente todo obsoleto. Y más todavía algo tan complejo y fluctuante como el sistema público de pensiones, donde cientos de factores aconsejan su permanente revisión y adecuación. Repito, aún a riesgo de ser machacón… es que es una pasta. Y, como aprendemos en algún momento todas las personas, el dinero no crece de los árboles (lamentablemente).

Por eso en un momento dado se llegó e institucionalizó el Pacto de Toledo, porque es complejo y requiere de los mayores consensos mantener funcionando un sistema público de pensiones como el español, que por mucha quejas que suscita y las imperfecciones que realmente tiene a mí, particularmente, me deja fascinado en su conjunto (reconociendo la escasa cuantía de algunas pensiones que, ¡oh!, conviven con otras conseguidas en su momento a la carta, o con las no contributivas para quienes jamás han cotizado).

Quiero llamar la atención sobre el hecho de que, en los peores momentos de la reciente crisis financiera económica que hemos padecido, cientos de miles de familias españolas capearon el temporal gracias al colchón familiar proporcionado por las pensiones de nuestras y nuestros mayores, básico pilar de ingresos de aquellos hogares en los tiempos duros. Este hecho, reconocido como cierto sin discusión, dice mucho en favor de nuestro Sistema Público de Pensiones (ahora utilizo las mayúsculas, sacando pecho).

Pero a la par que reconozco el esfuerzo titánico que cuesta día a día mantener estas pensiones y de la voluntad de reforma permanente y de movilización social por unas pensiones dignas, me crujen todas las fibras de mi cuerpo (quizá porque en unos pocos de años pasaré a depender de una pensión del Estado Español, en vez de mi nómina de prejubilado del Santander) cuando asisto al espectáculo televisivo de las sesiones del juicio de la Gürtel.

Porque es cierto que el esfuerzo económico de sostener las pensiones públicas es titánico. Porque es cierto que algunas actuaciones populistas de algunos gobiernos (y me viene a la cabeza Zapatero con su cheque bebé o el indigno intento de comprar votos con la devolución de los famosos 400 euros a cada contribuyente) contribuyeron a vaciar las arcas públicas…

… pero ¿qué me decís del entramado de corruppción (así, con pp) que entre la Gürtel, la Púnica y la madre que parió al Partido Popular, ha saqueado miles de millones de euros públicos imprescindibles para mantener el funcionamiento de nuestro estado social de bienestar?

Porque, cierto es, no se puede tener a la suegra borracha y a la cuba llena. Pero cuando tienes a una banda de delincuencia organizada en el gobierno del país y de muchas Comunidades Autónomas, no solo la cuba se vacía, sino que la suegra no llega ni a coger un pequeño mareo.

Por ello, para mantener el sistema público de pensiones, además de acometer las reformas pertinentes, de equilibrar las propias pensiones y de actuar sobre los ingresos y llevar a cabo una lucha decidida y sin componendas contra el fraude fiscal, habrá que derrotar a la corrupción en todos sus frentes (últimamente focalizados en la financiación del Partido Popular y el enriquecimiento de sus líderes) y recuperar en lo posible lo robado.

Entonces se verá que, efectivamente, el sistema público de pensiones es sostenible con unas prestaciones dignas.

@JoseRaigal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s