Amistades peligrosas… y complicadas

amistades

Las idas y venidas en busca del Gobierno perdido tienen mucho de la coreografía de las relaciones (o no relaciones) autodestructivas entre gente complicada de ésa que dio lugar al “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio. Contigo porque no vivo, y sin ti porque me muerto”.

Pedro Sánchez, mi Secretario General, por el que aposté antes de que lo fuera, está manteniendo el tipo con una entereza considerable. Es el saco al que van todos los golpes desde todos los ángulos, no solo desde ahora, sino desde que le elegimos, toda la militancia, en unas elecciones directas absolutamente limpias y transparentes. No hay nadie más elegido así en el panorama político español,

Cada día está más claro que, o es Pedro nuestro futuro Presidente de Gobierno, o la incertidumbre que arrojarán unas nuevas elecciones será aprovechada por el PP como una nueva bocanada de aire para volver a las andadas.

La irresponsabilidad manifiesta de Podemos, trufada de líneas rojas y provocaciones constantes, no ayuda precisamente a tender puentes buscando líneas de actuación comunes (Pablete solo ha hablado de Ministerios, manda huevos). Ciudadanos sacó menos diputados de los esperados y su línea ultraliberal puede suponerles un inconveniente para colaborar con un Gobierno liderado por los socialistas, que pretende fuertes medidas de recuperación social.

Entre medias, y desde la barrera, tenemos a un menguado y deprimido PP que tiene las santas narices de hacer públicas declaraciones sobre qué es bueno y qué no para el Partido Socialista. ¡Je! Malo sería que a la caverna le gustasen las medidas que, contra viento y marea, toma Pedro. Ladran, luego cabalgamos, camarada Secretario General 😉

Pero no es bueno ver la paja en el ojo ajeno y obviar la viga en el propio. Entre las filas socialistas, lamentablemente, contamos con una serie de elementos que por afanes personalistas e intereses inconfesados llevan tiempo intentando segar la hierba debajo de los pies de Pedro Sánchez. Y es que no hay ponzoña más contaminante que el querer ser califa en lugar del califa.

El tiempo y las decisiones de cada cual irán poniendo a las cosas y a la gente en su lugar, como siempre. La militancia socialista seguiremos donde nos corresponde, defendiendo los intereses de nuestra clase, la trabajadora. Igual que nuestro Secretario General, Pedro Sánchez, al que apoyé desde el primer día por sus planteamientos de clase y sociales, frente a tanto inmovilista apoltronado y olvidado de lo que son propuestas socialdemócratas auténticas.

Cuídate de los Idus de marzo, Pedro. Los puñales de los conspiradores externos e internos te apuntan a la espalda y al corazón, pero somos decenas de miles militantes socialistas quienes te apoyamos porque representas una oportunidad única y urgente de salvar al Partido, a la clase trabajadora y a la sociedad española de la decadencia.

@JoseRaigal

Anuncios