Sin planeta no hay ni lucha de clases ni hostias…


Hay verdades que de tan evidentes se dejan de lado y no se repara en ellas. Cualquier movimiento social, cualquier conflicto humano, cualquier lucha política o sindical se desarrolla en el soporte físico del planeta Tierra. Enunciar esto, de tan simple como es, puede parecer una tontada, pero en el día a día el ecologismo suele ser un movimiento marginal y la ecología un “complemento de adorno” para partidos, sindicatos y asociaciones que consideran que son otras las contradicciones principales.

En las redes sociales la llegada de Trump a la presidencia USA ha supuesto carnaza abundante y material diario para tuitear y criticar. Uno de sus últimas aportaciones a la crónica de los sinsentidos irracionales ha sido el sacar a EEUU del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Es tremendamente grave que la economía americana, con el impacto que origina sobre el medio ambiente, no asuma los compromisos contemplados en dicho acuerdo (1).

El deterioro que suponen éstas y otras agresiones para nuestro planeta no es únicamente a largo plazo, ya estamos sufriendo las consecuencias del cambio climático en nuestro día a día, solamente en EEUU, más de 200.000 personas mueren cada año víctimas de la contaminación, como recordaba Arnold Schwarzenegger en el video que publicó en contra de Trump por retirarse del Acuerdo de París.

Es importante que el activismo en defensa de nuestra madre Tierra sea una de las prioridades inexcusables en todas los movimientos sociales, sindicales y políticos. El nivel de desarrollo de la economía mundial exige contundentes medidas para proteger el medio ambiente, mucho más allá del tan consabido postureo ecologista al que se recurre por múltiples organizaciones para lavar su imagen cara a la galería.

@JoséRaigal

  1. ¿Cómo de malo es que Trump abandone el Acuerdo del Clima de París? Artículo de Jennifer Morgan, Directora Ejecutiva de Greenpeace Internacional
Anuncios